"¿Qué hacemos?

En Educa-Emoción & Coaching pretendemos enseñar a las personas a conocer y gestionar sus emociones, a mirar dentro de sí mismas, ayudarles a DESTERRAR SUS MIEDOS, a SALIR DE SU ZONA DE CONFORT y CONSEGUIR SUS OBJETIVOS. Creemos que desarrollar la inteligencia emocional y descubrir las técnicas y estrategias del coaching es el camino para encontrar las respuestas que cada uno busca y así poder llegar a descubrir todas las potencialidades y capacidades interiores.
En nuestros cursos y talleres ofrecemos la posibilidad de DESCUBRIR EL PODER DEL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL Y EL COACHING para mejorar la vida individual y grupal de las personas.

Importancia de desarrollar la I.E

"Uno no desarrolla la inteligencia emocional sólo con leer"

La carencia de la Inteligencia Emocional puede afectarnos en todas las áreas de nuestra vida en las que nos relacionamos con otros seres humanos, pero no solamente, con los otros, sino también nos complica la relación con nosotros mismos.

Cultivar la Inteligencia Emocional y aplicarla, nos proporciona mayor libertad. Cada individuo tiene la necesidad de establecer prioridades, de mirar positivamente hacia el futuro para luchar contra los sentimientos negativos antes de que nos hagan caer en la ansiedad o en la depresión.

El cambio es posible; podemos modular nuestro sistema emocional, entrenar nuestro cerebro para obtener mayor control en nuestras reacciones ante sucesos externos y ante nuestros propios pensamientos negativos que, inevitablemente, en ocasiones nos asaltan.

La Inteligencia Emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud empática y social, que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.

Las personas que poseen una elevada Inteligencia Emocional suelen ser socialmente equilibrados, extravertidos, alegres, poco predispuestos a la timidez y a rumiar sus preocupaciones. Demuestran estar dotados de una notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, suelen adoptar responsabilidades, mantienen una visión ética de la vida, son afables y cariñosos en sus relaciones. Su vida emocional es rica y apropiada, se sienten a gusto consigo mismos, con sus semejantes y con el universo social en el que viven, tienen visión positiva de sí mismos, y la vida siempre tiene sentido.

I.E y coaching dirigidos al ámbito


NUESTRAS RAZONES
-Somos docentes y nos apasiona enseñar.
-La educación es la base de una sociedad libre, autónoma, crítica y formada que aporte riqueza al mundo en el que vivimos.
-Nuestros años anteriores en la escuela nos han hecho conocer muy bien la realidad del aula.
-Queremos llevar la didáctica aprendida hacia un camino que haga que la realidad que se vive en las escuelas sufra un cambio sustancial.

-Porque temas como la resolución de conflictos, la educación para la paz y la convivencia y desde luego el fomento de la igualdad y la prevención de la violencia de género, se pueden trabajar con el desarrollo de la inteligencia emocional (a través de sus cinco pilares básicos) y de las herramientas que nos proporciona el coaching.

-Porque deseamos que en las aulas se abran las puertas a la inteligencia emocional y al coaching ya que pensamos que esto conllevaría cambios muy positivos e importantes en el profesorado, y como consecuencia, en el alumnado.

La importancia de desarrollar las habilidades de la Inteligencia Emocional del profesorado radica en:

-El desarrollo emocional en el docente es un aspecto fundamental para el aprendizaje y el desarrollo de estas competencias en su alumnado porque el profesor se convierte en un modelo de aprendizaje social durante el proceso educativo de los chicos y chicas que se sientan en su aula, lo miran a los ojos y esperan que les guíe no sólo académicamente, sino también hacia una vida plena y feliz.

-El desarrollo de la Inteligencia Emocional en el profesorado no sólo servirá para conseguir un alumnado emocionalmente más preparado, sino que también ayudará al propio profesor en su práctica docente. Los docentes emocionalmente inteligentes, es decir, aquellos con una mayor capacidad para percibir, comprender y regular las emociones propias y la de los demás, atesorarán los recursos necesarios para vivir mejor los acontecimientos estresantes de tipo laboral y manejar adecuadamente las respuestas que en muchas ocasiones surgen de la convivencia con los compañeros de trabajo, con las familias o con su alumnado.

Los objetivos educativos han cambiado en los últimos años. Estamos viviendo un periodo de transición entre los objetivos educativos centrados exclusivamente en el conocimiento, hacia otros objetivos mayormente incluyentes, donde ya se integran, además de los conocimientos, una serie de competencias que mejorarán, en gran medida, la vida de la persona.

El alumnado con habilidades emocionales bien desarrolladas, tienen más probabilidades de sentirse satisfechas y ser más eficaces en todos los ámbitos de su vida. Trabajar sus habilidades emocionales les ayudaría a conseguir un mayor grado de bienestar, una mejor autoestima y por tanto estaríamos poniendo las bases para conseguir otros aprendizajes y éxito escolar.

Con la introducción de la inteligencia emocional en la escuela:

-Pretendemos potenciar el desarrollo emocional como complemento indispensable del desarrollo cognitivo. Ambos, constituyen elementos esenciales del desarrollo integral del alumnado.
-Capacitar al alumnado para afrontar mejor los retos que se plantean en la vida cotidiana.

Conviene recordar que durante la primera infancia es vital ir formando al niño en relación a valores fundamentales, como el respeto, para promover y estimular la inteligencia emocional. Otro aspecto es la empatía; es importante "entrenar" al pequeño en la visión empática, para lograr que tenga la capacidad de entender y llevarse bien con los demás.

La asertividad, la seguridad en sí mismo y la capacidad de comunicarse de forma efectiva, son aspectos fundamentales en el desarrollo emocional de un niño. Un alumno asertivo tiene una emocionalidad sana, es capaz de expresar su opinión y defenderla, es capaz de decir "no" y no sentirse culpable por ello. Un niño seguro de sí mismo, es emocionalmente capaz de afrontar críticas, comentarios negativos, así como comentarios de otros. En resumen, sabe lo que es y de lo que es capaz.

Socialmente resulta imprescindible promover las relaciones interpersonales, el poder de decisión, la empatía, el autoconcepto, la autoestima y la asertividad, a partir del currículo escolar; "Sembrar ahora para una mejor sociedad del mañana".

La personalidad se desarrolla a raíz del proceso de socialización, en la que el niño asimila las actitudes, valores y costumbres de la sociedad. Y serán los padres los encargados principalmente de contribuir en esta labor, a través de su amor y cuidados, de la figura de identificación que son para los niños. Es decir, la vida familiar será la primera escuela de aprendizaje emocional.

De esta forma, al controlar la mayor parte de la experiencia de los niños, los padres contribuyen al desarrollo de la cognición social. Ya que los padres son el principal modelo de imitación de sus hijos, lo ideal es que ellos empiecen a entrenar y ejercitar su inteligencia emocional para que sus hijos puedan adquirir sus hábitos.

-Características de padres y madres emocionalmente inteligentes:

-Resaltan los aspectos positivos por encima de los negativos.
-Reconocen los propios sentimientos y emociones.
-Expresan adecuadamente sentimientos y emociones.
-Controlan sus sentimientos y sus emociones.
-Manifiestan empatía.
-Son capaces de tomar decisiones adecuadas.
-Son capaces de motivarse, ilusionarse, interesarse, por las personas y en la realidad que les rodea.
-Mantienen un adecuado nivel de autoestima.
-Saben dar y recibir (no solo elementos materiales, sino también valores personales).
-Son capaces de superar dificultades y frustraciones.

Ofrecerles a los padres y madres TALLERES DE DESARROLLO DE INTELIGENCIA EMOCIONAL Y COACHING, les dará la posibilidad de conocer cómo formarse para ser personas emocionalmente inteligente, y por supuesto, hacer que sus hijos e hijas lo sean.

"La Inteligencia emocional es dos veces más importante que las destrezas técnicas o el coeficiente intelectual para determinar el buen desempeño de las personas que pertenecen a una empresa".
Daniel Goleman.

Las tensiones de la vida diaria, la competencia en el terreno individual y empresarial, la presión del tiempo, la exigencia de un constante perfeccionamiento laboral... son situaciones que tienden a alterar el estado emocional de muchas personas.

El desarrollo de la Inteligencia emocional dentro de la empresa contribuye a que su personal desarrolle una mayor conciencia de sus propias reacciones emocionales y que eso se traduzca en una mejora del clima laboral y por tanto, que la productividad también aumente.

Es aconsejable que sean residenciales, porque así rompemos con los esquemas tradicionales, favorecemos la concentración y la cohesión grupal, lo que permite un mayor clima de confianza y apertura. Además, son muy bien acogidos por los participantes, a su vez sirven de recompensa y normalmente, y aunque a primera vista parezca lo contrario, rentabilizan costes.

En cualquier caso, nos ajustamos a las necesidades de la organización de forma que se trabajen los valores y cultura compartidos propios de la organización, sin olvidar en ningún momento los intereses de cada uno de los participantes de forma individual y personalizada.

De esta forma, se logrará un cambio de conducta y hábitos de forma consistente, donde tanto la organización como el participante se sentirán satisfechos con el proyecto de mejora asumido.

Y es que, como bien se evidencia en la propia esencia de la inteligencia emocional, las emociones son el motor de cualquier acción, si no utilizamos métodos que contacten directamente con el interior y el "corazón" de las personas difícilmente lograremos provocar cambios en ellos, o en nosotros mismos, por eso, cualquier programa bien estructurado que pretenda incidir sobre las actitudes y conseguir energía para el cambio y la mejora, debe contar con cursos de inteligencia emocional.

"Aquel que conquista a otros es fuerte; aquel que se conquista a sí mismo es poderoso".
Lao-Tse

"Quien domina sus emociones, controla su vida, puede ejercer influencia positiva en el desarrollo de sus relaciones y de sus proyectos".
Anthony Robbins.

La vida es un viaje, pero no todo el camino es recto. A veces, en sus distintas estaciones, necesitamos recursos para descubrir cómo ser más felices.
Las prisas en nuestro día a día, los problemas laborales o familiares, la rutina diaria, o todo a la vez, pueden hacer que de vez en cuando necesitemos un respiro y sea necesario aprender estrategias nuevas para vivir mucho mejor.

Con estos talleres pretendemos que las personas que asistan a ellos:
-Consideren que son arquitectos de su vida y de sus pensamientos.
-Aprendan estrategias para controlar momentos o pensamientos negativos.
-Trabajen su autoestima, relajación, el pensamiento positivo y muchas otras cosas que le servirán para sentirse bien consigo mismo que le servirán aunque vivan circunstancias adversas, o que le ayudarán a saborear con más intensidad los buenos momentos.

Es un taller dirigido a cualquier persona, independientemente de su profesión, que quiera pasar un fin de semana relajado en un lugar idílico, como:

-Hotel Finca Almejí. Benadalid, (Serranía de Ronda).
-Casa Venera. Castaño del Robledo (Sierra de Aracena y Picos de Aroche).
-La Casona del Navalmedio. Cercedilla (Madrid).

Cursos de inteligencia emocional